Palestino en huelga de hambre frente a la embajada israelí en Berlín Palestino en huelga de hambre frente a la embajada israelí en Berlín

Firas Maraghy, un palestino nativo de Jerusalén y quien actualmente residente en Berlín lleva en huelga desde el 26 de julio frente a la embajada israelí en la capital alemana demandando los derechos de residencia en Jerusalén de su bebé y los suyos

Fuente: Centro de Información Alternativa (AIC)

Maraghy se trasladó a Berlín en 2007, después de casarse con la alemana Wiebke Diehl. La pareja se trasladó a Alemania para que Diehl pudiera completar sus estudios. En diciembre de 2009, cuando su hija nació, Maraghy solicitó inscribir su nombre en la embajada israelí en sus documentos. Pero se lo denegaron argumentando que su mujer era alemana. La situación es más complicada, además, porque el Ministerio del Interior en Jerusalén rechazó el matrimonio de en mayo de 2009, manifestando que al vivir fuera, Maraghy ha puesto en peligro su propio derecho de residencia. “Mi padre nació antes del establecimiento del Estado israelí. Mi abuelo nació antes de la Declaración Balfour. Y yo, ¿voy a perder mi derecho de vivir en Jerusalén sólo por haber residido algunos años en Alemania?” Dijo Maraghy. La legislación israelí retira el derecho de residencia en la ciudad tras una ausencia de siete años, aunque Maraghy ha vivido en Alemania por menos de dos. Como jerusalemita, Maraghy nunca ha tenido un pasaporte israelí ni palestino; es considerado un residente israelí, con un carnet de identidad de la ciudad especial.

En mayo de 2009 le concedieron un permiso de viaje, con la condición de que regresase a Jerusalén por un período mínimo de año y medio. Si Maraghy no regresa a Jerusalén, perderá su derecho de residencia para siempre, y si lo hace, abandonará a su mujer por un año y medio. Maraghy no quiere mudarse a Alemania permanentemente, sino conseguir volver a su ciudad natal con su mujer y su hija legalmente. “¿Cómo puedo planear algo para el futuro si tengo que volver a Jerusalén para que no me retiren mi derecho de residencia? ¿Cómo voy a encontrar un trabajo aquí si no se si podré volver en la próxima visita? ¿Cómo convencer a mi mujer de que venga conmigo a Jerusalén, si ella probablemente no podrá salir de la ciudad por cuatro años para qye consiga el derecho de residencia?” preguntaba Maraghy. “El embajador Yoram Ben-Zeev habló conmigo durante la primera semana”, dijo Maraghy hablando sobre su huelga de hambre. “Él tenía una oferta para mí, decía: ‘Déjame ver qué puedo hacer en tu caso. Mientras tanto, deja la huelga de hambre. Siempre puedes reiniciarla más tarde’. Entonces yo le dije: ‘tengo una idea mejor; intenta hacer lo que puedas, yo seguiré mi huelga mientras tanto. A lo mejor eso puede ayudarte’”. La sección alemana de Jewish Voice for a Just Peace in the Middle East ha promovido una campaña en favor de Maraghy.

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter