¿Estamos cerca de una guerra regional en Oriente Medio? ¿Estamos cerca de una guerra regional en Oriente Medio?

Las tensiones han ido aumentando entre Israel y Siria durante las últimas semanas, especialmente después de los ataques aéreos israelíes a principios de mayo a la capital siria. Israel, pero, había ido aumentando sus fuerzas hacia un enfrentamiento en su frontera norte mucho antes que se produjeran estos ataques aéreos.

 

 Sergio Yanhi

Alternative Information Center (AIC)

Los analistas locales e internacionales creen que las crecientes tensiones militares que se producen en la línea de alto el fuego entre Israel y Siria son el resultado de la guerra que actualmente se está desarrollando en Siria y de los intentos de Israel de bloquear la entrega de armas de Siria a Hezbollah. Sin embargo, los últimos acontecimientos podrían indicar que Israel se está preparando para una guerra que cree que consolidará sus intereses regionales.

Las tensiones han ido aumentando entre Israel y Siria durante las últimas semanas, especialmente después de los ataques aéreos israelíes a principios de mayo a la capital siria. Israel, pero, había ido aumentando sus fuerzas hacia un enfrentamiento en su frontera norte mucho antes que se produjeran estos ataques aéreos.

En el último año, el ejército israelí ha aumentado la formación de sus tropas al norte del país, moviendo batallones de los campos de entrenamiento del sur del Negev hacia Galilea y los Altos del Golan ocupados. Además, en abril pasado el Mando norte del ejército entrenado para la movilización inmediata de grandes masas de soldados y el Mando de Defensa están preparados para llevar a cabo un gran simulacro de defensa civil.

El gobierno sirio teme que estas acciones indiquen la disposición de Tel Aviv para ayudar las fuerzas rebeldes del país para derrocar el régimen.

Este contexto proporciona el marco para evaluar los riesgos inherentes causados por el intercambio de fuego del pasado martes entre las tropas israelíes y sirias a través de la línea de alto al fuego en los Altos del Golan, así como las amenazas israelíes posteriores que dicen que el líder de Siria “asumirá las consecuencias” de una mayor escalada.

“Si Assad desestabiliza los Altos del Golan, pagará un precio muy alto”, dijo la Jefatura del Estado Mayor, Benny Gantz, en su discurso al Instituto de Estudios de Seguridad Nacional a la Universidad de Haifa.

Los comentarios de Gantz se produjeron horas después de que las tropas sirias dispararan a un jeep militar israelí y dos semanas después de que la fuerza aérea israelí llevara a cabo dos ataques en las afueras de Damasco.

El Mando General del Ejército sirio y las fuerzas armadas, dijeron en un comunicado publicado el pasado martes que el jeep israelí cruzó la línea de alto el fuego. La Jefatura del Estado Mayor israelí lo negó, alegando que el jeep estaba al lado israelí de la línea.

Israel tomó represalias disparando dos cohetes contra una posición militar siria. Según el ejército sirio, no hubo víctimas.

El ejército sirio cree que estos incidentes tienen como objetivo apoyar a los grupos armados de oposición que luchan contra el régimen sirio. El ejército sirio también sostiene que los ataques de las fuerzas aéreas israelíes contra instalaciones militares sirias de los días 3 y 5 de mayo tuvieron el mismo objetivo: Ayudar las fuerzas rebeldes que luchan contra las tropas del gobierno a la región.

Además, después de los ataques israelíes contra Damasco, el gobierno sirio afirmó que estas medidas equivalen en una declaración de guerra y a la amenaza de represalias. Entonces, los analistas israelíes asumieron que el régimen sirio estaba demasiado débil para llevar a cabo esta amenaza.

“Israel está tomando un riesgo calculado sabiendo que Assad, Irán y Hezbollah están actualmente luchando en una guerra contra los rebeldes sirios y probablemente no quieran abrir un segundo frente contra un enemigo mucho más fuerte”, dijo Joanathan Spyer, politólogo del Centro Interdisciplinario a Herzliya, en una entrevista con Bloomberg.

Dos semanas después, pero, las percepciones israelíes podrían estar cambiando.

Los analistas israelíes, como Moshe Maoz de la Universidad Hebrea y Dan Schueftan, director del Centro de Estudios de Seguridad Nacional en la Universidad de Haifa, reconocieron en entrevistas de la prensa israelí que Damasco tiene una motivación para responder. Una respuesta de Siria a las provocaciones israelíes presentará a los rebeldes y a sus aliados árabes, como colaboradores de Israel y el régimen Baath de Siria se postularía en una posición de liderazgo dentro de la política árabe como un frente de resistencia.

El gobierno israelí parece haber empezado a creer que una represalia siria ante las acciones israelíes es una posibilidad real.

“Ya no es una cuestión de si los misiles serán lanzados en los principales centros de población de Israel”, dijo el Ministro de Defensa Gilad Erdan el pasado martes durante un ejercicio a nivel nacional.

El ejercicio, conjuntamente con el Mando de la Retaguardia del ejército israelí y los servicios de emergencia, tiene como objetivo preparar a la población israelí para la posibilidad que los misiles y cohetes lleguen a los centros de población e instalaciones estratégicas del país.

El ejercicio empezará el domingo por la mañana cuando el Primer Ministro Benjamin Netanyahu anuncie una semana de emergencia nacional.

Desde lunes hasta miércoles el simulacro se centrará en la población civil, en particular con la práctica de una retirada rápida a los espacios protegidos. Este será un ejercicio de alta tecnología puesto que la participación se verificará en línea con la ayuda del Ministerio de Educación, que ideó una manera de preguntar a los estudiantes si ellos y sus padres han entrado a las áreas protegidas.

Además, esta será la primera vez que todo el sistema de alerta de Israel será puesto a prueba puesto que, además de las sirenas, los civiles recibirán alertas a través de diferentes medios de comunicación, incluyendo los dispositivos móviles, redes sociales y programas de televisión.

La cabeza del Mando de Defensa, el general Eyal Eisenberg, también habló de la certeza de una guerra, diciendo: "Estamos obligados a hacer frente a un gran volumen de cohetes. Nuestros adversarios tienen misiles de largo alcance con grandes cabezas explosivas y la capacidad de centenares de cargas ".

Este ejercicio es el último de una serie de ejercicios militares llevados a cabo durante el año pasado por el ejército israelí.

Según la prensa israelí, el entrenamiento militar al norte del país se triplicó durante el año pasado. Batallones del ejército y brigadas fueron evacuadas de las zonas de entrenamiento del sur hasta el norte del país, para permitir a las tropas entrenarse óptimamente puesto que el potencial de maniobra y las condiciones topográficas son similares.

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter