Mahmud Sarsak, una juventud rota Mahmud Sarsak, una juventud rota

Fútbol sub21 en Israel, los derechos de los palestinos pisoteados

Mahmud Sarsak, una juventud rota

Olivier Pironet

Miércoles 29 de mayo de 2013

 

De visita en Francia invitado por varios ayuntamientos, asociaciones y clubs de fútbol del 22 de marzo al14 de abril de 2013, Mahmoud Sarsak tiene dificultad para contener su cólera cuando se le pregunta sobre lo que piensa de la celebración en suelo israelí del campeonato de Europa de fútbol sub 21, del 5 al 18 de junio de 2013.

 

La carrera deportiva de este futbolista, que ha salido muy debilitado de su encarcelamiento en Israel, está actualmente en punto muerto. No sabe si algún día volverá a recuperar su nivel de antaño y sigue sin trabajo tras su liberación (antes de su detención, estaba en su segundo año de estudios de informática). Hoy, se ha dado por misión “defender la causa palestina en el mundo entero”, y hacer oír “los gritos de desesperación” de sus compatriotas que “se pudren por miles en esas tumbas para personas vivas” que son las prisiones israelíes, donde hay también numerosos niños, “algunos de los cuales no tienen ni 13 años”, e incluso “mujeres embarazadas que dan a luz en condiciones espantosas”.

 

Este joven gazaui de 26 años fue detenido por el ejército israelí cuando iba a Cisjordania para entrenarse con el equipo nacional de Palestina y participar en el club de Balata (Naplus) en julio de 2009 en la terminal fronteriza de Erez (punto de paso entre Israel y la banda de Gaza). El pretexto fue que representaba “un peligro para Israel”. Acusado sin pruebas de pertenecer a la Yihad islámica -lo que ha desmentido con rotundidad siempre-, ha permanecido encarcelado durante tres años en Israel como “combatiente ilegal” (según la terminología israelí). Sin proceso, ni abogado, ni derecho a visitas, sufriendo al comienzo de su detención “cuarenta y cinco días de sesiones de interrogatorio”, acompañadas de “torturas tan violentas” que “tuvo que ser hospitalizado cinco veces”. Finalmente, en julio de 2012, tras una huelga de hambre de tres meses durante los cuales pasó de 76 a 45 kg -rozando la muerte-, y bajo la presión de una campaña internacional de apoyo que contó con personalidades del mundo de la cultura y del deporte, fue liberado y devuelto a Gaza.

 

La Federación Francesa de Fútbol (FFF) y el ministro de deportes, solicitados por M.Sarsak mientras estaba en París para evocar, entre otros asuntos, la situación de dos compañeros del equipo nacional, Omar Abou Rouis y Mohammed Nemer, encarcelados sin razón desde hace más de un año en las prisiones israelíes, no se ha dignado a reunirse con él, “ni siquiera en privado”. Ha podido ser recibido, sin embargo, por parlamentarios europeos en Estrasburgo, el pasado 11 de abril, aunque la misión israelí en el Parlamento intentara disuadirles distribuyendo una hoja en la que alegaba que M. Sarsak era un terrorista -una nueva prueba, por si era necesaria, de que Israel intenta “manipular a la opinión pública”.

 

15/05/2013

 

http://www.monde-diplomatique.fr/carnet/2013-05-15-Euro-Espoirs-Israel-Sarsak

 

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter