Addameer, Asociación de Derechos Humanos y Defensa de los Presos, exige una investigación internacional oficial sobre la muerte de Arafat Jaradat, un mártir del movimiento de los presos. Addameer, Asociación de Derechos Humanos y Defensa de los Presos, exige una investigación internacional oficial sobre la muerte de Arafat Jaradat, un mártir del movimiento de los presos.

Ramallah ocupada, 24 de febrero de 2013 - Addameer, Asociación de Derechos Humanos y Defensa de los presos, lamenta la muerte de Arafat Jaradat, un mártir del movimiento de los presos que ha muerto en la cárcel de Megido ayer, 23 de febrero de 2013.

 

Las fuerzas de ocupación israelíes (FOI) y el Shin Bet arrestaron al mártir Arafat Jaradat (de 30 años) en su casa del pueblo de Sa'eer, cerca de Al-Khalil (Hebrón) la medianoche del 18 de febrero de 2013, acusándolo de arrojar piedras a los coches de un asentamiento cercano. Arafat fue llevado al Centro de Interrogatorios de Jalameh, al norte de Cisjordania, y luego fue trasladado a la prisión de Megiddo.

 

El Sr. Kamil Sabbagh, abogado del Ministerio de Asuntos de los Presos y ex Presos, que defendió a Arafat en la audiencia del Tribunal en Jalameh el 21 de febrero de 2013, informó de que Arafat fue sometido a torturas durante los interrogatorios, incluso fue obligado a estar sentado durante horas en posturas muy tensas con las manos esposadas a la espalda. Arafat sufría dolor de espalda, y por tanto, durante la audiencia en el tribunal el 21 de febrero, su abogado solicitó que se le hiciera un reconocimiento médico por las duras condiciones a las que el detenido había sido sometido. A pesar de ello, el juez resolvió prolongar su detención por un período de doce días, reduciendo la petición del fiscal de quince días a sólo tres días. El juez también ordenó que los funcionarios médicos del centro de interrogatorios examinaran su salud psicológica y física, para informar de los resultados al Shin Bet y al tribunal. Dos días después, el sábado 23 de febrero de 2013, se supo que Arafat Jaradat había fallecido en una sesión especial del Shin Bet en la prisión de Megiddo, en condiciones que aún no están claras.

 

La familia de Arafat declaró que su hijo fue golpeado salvajemente por las FOI durante su arresto en Sa'eer y que estaba gritando por la tortura que estaba soportando. La esposa del mártir, Sra. Dalal Ayayda, agregó que el oficial de la policía política que acompañó a las FOI durante la detención pidió que le permitieran regresar a su casa por un momento para despedirse de su esposa e hijos. Ella considera que esto es un indicador de que su muerte en la prisión fue premeditada.

 

Arafat Jaradat había nacido el 14 de enero de 1983. Era estudiante en la Universidad Abierta Al Quds, casado y con dos hijos (Yara, de 4 años, y Mohammad, 3 años); él y su esposa esperaban el tercer hijo en junio.

Desde 2003, se han registrado 700 quejas por torturas en las prisiones israelíes, ninguna de ellas ha sido investigada. Ha habido 53 muertes por negligencia médica y 72 muertes a causa de la tortura en las prisiones de la ocupación desde 1967. La muerte de Arafat es la segunda de este año atribuida a la detención israelí; Ashraf Abu Dra' fue objeto de una negligencia médica durante su detención y murió el 21 de enero de 2013 por un coma mortal poco después de su liberación.

 

Addameer sostiene que las fuerzas de ocupación, incluidos los jueces de los tribunales militares, el Servicio de Prisiones de Israel, los servicios de seguridad del Shin Bet y el personal médico, son completamente responsables de la muerte de Arafat Jaradat. Addameer también expresa su profunda preocupación por las vidas de todos los presos y detenidos, especialmente aquellos que mantienen sus largas huelgas de hambre, los que padecen enfermedades y los que son objeto de negligencia médica.

 

Addameer pide a Ban Ki Moon, secretario general de Naciones Unidas, que constituya inmediatamente una comisión de investigación internacional para indagar sobre las condiciones que los presos palestinos sufren en las cárceles israelíes y supervisar las prácticas de tortura utilizadas por las fuerzas de seguridad y el Servicio de Prisiones de Israel.

 

Addameer advierte que el silencio de la comunidad internacional reafirma la impunidad de la Ocupación.

 

Addameer considera que la muerte de Arafat Jaradat dentro de la prisión es un crimen de guerra, ya que viola la IV Convención de Ginebra, donde la tortura se considera una violación de los artículos 50, 51, 130, 147.

 

De acuerdo con el artículo 85 del Protocolo Adicional I de 1977, las prácticas de tortura son consideradas crímenes de guerra.

Addameer hace un llamamiento a las organizaciones palestinas de derechos humanos para crear una estrategia unificada palestina legal para proteger la vida de los presos y detenidos, y hacer al poder ocupante responsable por todos los medios legales posibles, incluido el boicot, la desinversión y las sanciones.

 

Mañana, 25 de febrero de 2013, como respuesta por la negligencia de Israel con los presos palestinos, incluido Arafat Jaradat y los huelguistas de hambre próximos a morir, los abogados de Addameer se unirán al Ministerio de Asuntos de los Prisioneros y al Club de Presos para boicotear los tribunales militares israelíes.

 

http://www.addameer.org/etemplate.php?id=578

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter