Declaración conjunta de Addameer, Al-Haq y PHR-I : necesaria acción inmediata para asegurar que Isarel respete los derechos de los huelguistas de hambre Declaración conjunta de Addameer, Al-Haq y PHR-I : necesaria acción inmediata para asegurar que Isarel respete los derechos de los huelguistas de hambre

Ramallah, Jaffa, 20 de febrero de 2013 -

 

Addameer, Al-Haq y Médicos por los Derechos Humanos-Israel (PHR-Israel) expresan su grave preocupación por la salud de los cuatro palestinos en huelga de hambre y su indignación por el contínuo uso de la detención administrativa por Israel como práctica generalizada para castigar y reprimir la disidencia palestina contra la ocupación israelí. Violando el derecho internacional, el Servicio de Prisiones de Israel (IPS) ha prohibido a los huelguistas de hambre las visitas familiares, y también les ha negado el acceso a los abogados de Addameer y a los médicos independientes. Debido al uso de la detención administrativa y la ausencia de un proceso legal para los palestinos en el sistema de tribunales militares, una huelga de hambre representa la única herramienta no violenta disponible para los detenidos administrativos y otros presos políticos que luchan por sus derechos humanos fundamentales.

 

Cada uno de los presos en cuestión ha sido puesto en aislamiento como medida punitiva en algún momento de su huelga de hambre, además de ser sometido a otras formas de malos tratos e intimidación. Estos incluyen palizas, cacheos y registros de las celdas casi diarios, y ser esposados a las camas del hospital. Además, el IPS ha confiscado todos los efectos personales de los prisioneros.

 

En la audiencia de ayer, a Samer Issawi, que está en peligro de muerte y pesa menos de 48 kilos por la huelga de hambre intermittente desde hace más de 200 días, se le negó la libertad bajo fianza por el Tribunal de Primera Instancia de Jerusalén. Samer está protestando por su nueva detención arbitraria después de ser liberado en el intercambio de prisioneros el 18 de octubre de 2011. Utilizando el artículo 186 de la orden militar 1651, el fiscal militar pide que él cumpla los veinte años restantes de su sentencia anterior. Samer sufre varios problemas de salud, incluyendo la presión arterial y el ritmo cardiaco irregular, dolor en la región renal, dolores de cabeza constantes y dolor muscular.

 

Tarek Qa'dan y Jafar y Azzidine están en huelga de hambre desde hace 86 días como protesta contra su detención sin cargos ni juicio. Ninguno de ellos conoce la información sobre la que se basa su detención, lo que les incapacita para impugnar eficazmente la orden de detención administrativa. El 12 de febrero, Tarek y Jafar dijeron al abogado de PHR-Israel que ya no estaban tomando ningun suplemento o vitaminas, añadiendo así otra grave amenaza para sus vidas. Tarek y Jafar fueron informados por el médico de la cárcel de que debido al rápido deterioro de su salud, ellos corren el riesgo de un ataque cardiaco inminente, a menos que reciban tratamiento médico adecuado. Ambos han expresado su deseo de recibir un reconocimiento médico imparcial de los médicos de PHR-Israel, sin embargo, esta petición ha sido ignorada por el IPS. Tarek y Jafar están bajo órdenes de detención administrativa que deben expirar el 22 febrero de 2013.

 

Ayman Sharawna está en huelga de hambre desde el 1 de julio de 2012, a excepción de un breve respiro en enero de 2013 cuando creyó que su caso iba en una dirección positiva. Él protesta contra el intento de la fiscalía israelí para que cumpla los 28 años restantes de su condena anterior. Ayman fue puesto en libertad en el intercambio de prisioneros el 18 de octubre 2011 pero fue detenido de nuevo el 31 de enero de 2012. Desde entonces, ha estado detenido sin cargos ni juicio, conforme a un "archivo secreto administrativo" que afirmaba que había violado los términos del acuerdo de intercambio. Ayman y su abogado no han tenido acceso a este archivo secreto ni se les ha permitido conocer la naturaleza de su supuesto incumplimiento del acuerdo. En la audiencia de hoy en el Tribunal Supremo para impugnar la legitimidad de su detención conforme a la orden militar 1651, artículo 186, el caso de Ayman fue remitido al Tribunal Militar, que verá su caso en una fecha posterior. Estando en el tribunal, Ayman dijo al abogado de Addameer que desde el 16 de enero sólo había tomado agua. Ayman también está bajo una continua presión del Servicio de Seguridad General israelí para que termine la huelga de hambre.

 

La práctica generalizada de la detención administrativa por parte de Israel constituye una violación grave del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Aunque la detención administrativa está permitida por la ley humanitaria internacional, debe ser utilizada sólo bajo circunstancias excepcionales, ya que viola los derechos humanos fundamentales, incluido el derecho a un juicio justo. En este momento hay 178 palestinos detenidos bajo órdenes de detención administrativa, entre ellos cinco miembros del Consejo Legislativo Palestino elegidos democráticamente. Los detenidos administrativos deben tener derecho en todo momento de hábeas corpus, deben ser informados de los motivos de la detención y se les debe permitir recibir visitas familiares regulares. Esta forma de detención arbitraria también infringe los artículos 9 y 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

 

En marzo del año pasado, el Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial de la ONU instó a Israel a poner fin a su práctica actual de detención administrativa, lo que constituye detención arbitraria y discriminatoria en virtud de la ley internacional de derechos humanos. Del mismo modo, Catherine Ashton, Alta Representante de la Unión Europea, esta semana pidio a Israel el restablecimiento inmediato del derecho de los huelguistas de hambre a las visitas familiares y exhortó a Israel a presentar cargos formales contra los huelguistas con el fin de garantizarles un juicio justo y sin demora. También esta semana, el Secretario General Ban Ki-moon, reiteró el llamamiento a Israel para que los detenidos administrativos sean acusados y se les garantice un juicio justo, o sean liberados inmediatamente.

 

Estos llamamientos a Israel para que acate sus obligaciones con el derecho internacional son el eco de otros incontables que han sido emitidos por la comunidad internacional durante décadas. Nos preocupa que, al igual que antes, éstos van a ser ignorados por Israel hasta que los Estados miembros de Naciones Unidas empiecen a reforzar su retórica con acciones concretas para garantizar que Israel ya no pueda violar el derecho internacional con total impunidad.

 

Addameer, Al-Haq y PHR-Israel exigen que todos los presos en huelga de hambre sean trasladados a hospitales civiles inmediatamente, donde deberán recibir una atención médica adecuada sin ser esposados. El encadenamiento de los presos huelguistas en los hospitales civiles es una violación de la ética médica, así como de las directrices del Ministerio de Salud de Israel, de la Asociación Médica Israelí, y del IPS. Además, las visitas familiares y el acceso regular a la atención médica independiente y a los abogados  deben ser plenamente restablecidas. En ausencia de cargos formales contra los huelguistas de hambre y los detenidos administrativos en general, y teniendo en cuenta que el sistema judicial israelí no ofrece un proceso judicial justo y transparente para los palestinos, --un punto que fue reiterado por la Misión de investigación sobre los Asentamientos de la ONU--,  Addameer, Al-Haq y PHR-Israel, exigen también que los cuatro presos y los detenidos administrativos restantes sean liberados sin demora.

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter