Hizbulah se suma a la protesta que recorre el mundo musulmán Hizbulah se suma a la protesta que recorre el mundo musulmán

Las protestas que comenzaron el viernes contra Estados Unidos y el vídeo que ridiculiza a Mahoma arreciaron ayer en varios países musulmanes. Las más graves ocurrieron en Pakistán donde murió una persona por disparos de la Policía. En Líbano, Hizbulah sacó a de miles de personas a la calle y su líder, Hassan Nasrala, advirtió a EEUU de que no será un movimiento pasajero y de que habrá graves repercusiones si se difunde la película completa.

 

 

GARA | BEIRUT

 

En una sorprendente aparición en público durante una multitudinaria manifestación en Beirut, el líder del grupo libanés Hizbulah, Hassan Nasrala, advirtió ayer a Estados Unidos de «repercusiones peligrosas» si se difunde en su integridad la película que se burla de Mahoma, y que ha encendido la cólera en el mundo musulmán.

 

Nasrala se unió durante 20 minutos a la protesta que él mismo convocó la víspera animando a sus seguidores a «mostrar su cólera al mundo entero», y que congregó a decenas de miles de personas en los arrabales sureños de la capital libanesa.

 

«No se trata de un movimiento pasajero sino de una movilización seria que seguirá en toda la umma (nación musulmana)», subrayó el líder chií, en alusión a la ola de protestas que ha suscitado la citada película.

 

Desde la guerra del verano de 2006 que enfrentó a Israel y Hizbulah, el clérigo ha aparecido en público, de manera fugaz, en cinco ocasiones.

 

Con sus seguidores abarrotando Dahia, el arrabal beirutí bastión del grupo chií, Nasrala instó a suspender la difusión en internet del vídeo y a castigar a sus autores. «Muerte a Estados Unidos, es el diablo. Todo nuestro mal nos viene de EEUU», clamó, mientras la multitud gritaba «América, gran Satán, Israel, enemigo de los musulmanes» o «América cuidado, no toques nuestra religión».

 

Desde que comenzaron las protestas, han muerto 19 personas en todo el mundo, entre ellas el embajador de Estados Unidos en Libia.

 

Muertos en Pakistán

 

Ayer las manifestaciones arreciaron en el mundo musulmán y en Pakistán falleció otra persona por disparos de la policía en la localidad de Wari, al noroeste del país, cerca de la frontera afgana. Los manifestantes incendiaron una comisaría, un club de periodistas, la casa de un juez y tres coches. La Policía aseguró que respondió con gases lacrimógenos y con disparos cuando un manifestante abrió fuego contra los agentes.

 

También murió un manifestante herido el domingo en las protestas cerca del consulado de EEUU en Karachi, la capital económica paquistaní, donde la policía ha reforzado la seguridad. También en Peshawar y Quetta tuvieron lugar marchas anti-EEUU.

 

El presidente paquistaní, Raja Pervez Ashraf, ordenó el cierre inmediato de la página de vídeos YouTube, donde se ha difundido un trailer de la película. En Afganistán, las autoridades políticas y religiosas tratan de contener la respuesta que puede convertirse en una situación explosiva. Ayer en Kabul hombres armados abrieron fuego en una manifestación, aunque la Policía no respondió.

 

En Indonesia, el país con mayor población de fe musulmana, los manifestantes lanzaron cócteles molotov que fueron respondidos con cañones de agua y disparos por la policía ante la Embajada de EEUU en Yakarta.

 

En Túnez más de un millar de efectivos de las fuerzas de seguridad rodearon una mezquita en la que se había refugiado el líder salafista Saif-Ala Benahssine, buscado por la Policía por los disturbios de la semana pasada, aunque consiguió escapar.

 

También centenares de estudiantes yemeníes demandaron la expulsión del embajador y el boicot a los productos estadounidenses en una manifestación en Sanaa. Igualmente, hubo protestas en Ramala, en Palestina y en Baku, en Azerbaiyán, donde fueron detenidas 30 personas.

 

Washington cerrará hoy su embajada en Bangkok ante la manifestación convocada en la capital tailandesa.

Alarma en Alemania por el anuncio de difusión del film

 

El ultraderechista partido alemán Pro Deutschland, un grupo minoritario e islamófobo contrario a la construcción de mezquitas en Alemania, difundió ayer a través de su página de internet imágenes del vídeo que ridiculiza a Mahoma y ha detonado la escalada de protestas en el mundo musulmán, y anunció su propósito de exhibir la película en su integridad en Berlín, el próximo noviembre, lo que ha provocado la alarma de la policía. El ministro de Interior, Hans-Peter Friedrich, afirmó que se están estudiando las medidas legales para impedir tal exhibición. La propia canciller, Angela Merkel, se comprometió a evaluar esta posibilidad, y argumentó que «la libertad de expresión también tiene sus límites». Alemania es un «garante de estabilidad» ante convulsiones «económicas o políticas», añadió Merkel.

 

La representación diplomática alemana en la capital de Sudán resultó parcialmente incendiada el viernes, tras tratar de irrumpir en el edificio miles de musulmanes. Los servicios de la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, mantienen contactos constantes con los Estados miembros para evaluar la seguridad de sus embajadas en los países más afectados por las protestas.

 

En el Estado francés, el líder de la derechista UMP, Jean-François Copé, pidió ayer la expulsión de extranjeros «en situación irregular» que hubieran participado en la manifestación contra EEUU el sábado en París. Por su parte, la Fiscalía rusa anunció su intención de prohibir la película calificándola como obra «extremista». GARA

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter