Israel desconcertado por el Banco Danske Israel desconcertado por el Banco Danske

El embajador de Israel en Dinamarca dice que el Banco Danske sigue una política en Oriente Próximo que se centra desproporcionadamente sobre Israel por retirar las inversiones de dos empresas implicadas en las colonias.



La decision del banco Danske de retirar las inversiones de dos empresas a causa de sus actividades en la Cisjordania Palestina ocupada tiene un carácter político y se dirige desproporcionadamente sobre Israel. El embajador israelí en Dinamarca, Arthur Aynon calificó la decisión como “desafortunada”.

“Lo que realmente están haciendo es hacer política y no, como dicen, preocuparse por los valores morales o violaciones de normas internacionales. En el caso de los territorios administrados y los asentamientos es una cuestión esencialmente política a resolver entre las partes en el conflicto de Oriente Próximo,” dijo Arthur Aynon.

El banco Danske ha hecho público hoy que excluyen a dos empresas israelíes, “Elbit Systems” y “Africa Israel Investments” de su cartera de inversiones. La razón es que las dos compañías violan las normas internacionales. “Elbit” suministra material de vigilancia para el muro de separación, cuya construcción ha sido condenada por el Tribunal Internacional de Justicia, por su parte “Africa Israel” construye casas en las colonias Judías que están consideradas internacionalmente como ilegales.

Arthur Aynon no se refiere específicamente a ninguna de las dos empresas, pero no cree en el argumento sobre violaciones de normas internacionales que se esgrime. “¿Quién define que son normas internacionales? Si Naciones Unidas con 192 países, la mayoría de los cuales no son democracias y dónde los países islámicos y árabes tienen una mayoría automática, adoptara resoluciones condenando a la única democracia de Oriente Próximo ignorando a los auténticos violadores de los derechos humanos, ¿Se definirían entonces las resoluciones como norma internacional?” se preguntó Aynon, que siente como desproporcionado el trato a Israel.

“Ellos (por el banco Danske) deberían al menos ser honestos y preguntarse si tomarían la misma decisión sobre sus negocios con auténticos violadores de los derechos humanos como Arabia Saudí, Irán o algunos de los mayores países de Asia, los cuales no deseo mencionar por su nombre,” dijo Aynon.

Él no criticaría la decisión del banco Danske si la misma se basara en un estricto enfoque empresarial. “Los negocios tienen el derecho de hacer sus propios cálculos y es la única cosa que deben informar a sus accionistas. Más allá, ellos deberán responder qué ventajas financieras tendrá la compañía por la decisión,” dijo Arthur Aynon.

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter