Apartheid y la ocupación de Palestina Apartheid y la ocupación de Palestina

John Dugard. Catedrático de Derecho Internacional, fue Relator Especial del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en los Territorios Ocupados Palestinos entre 2001 y 2008

 

Al Jazeera, 4 de noviembre de 2011

Traducción: Juan Pablo Crespo

 

Tal y como el Tribunal Russell entiende considerar el apartheid, Israel ya ha superado la era racista de Sudáfrica.

 

Esta semana, el Tribunal Russell para Palestina considerará la cuestión sobre si las prácticas israelíes en los Territorios Ocupados Palestinos (TOP) constituyen un delito de apartheid según se desprende de la Convención Internacional de 1973, sobre la supresión y castigo asociados al delito de apartheid. Esta Convención, que ha sido incorporada dentro del Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional, no está constreñida al apartheid en Sudáfrica. Más bien, en base al derecho internacional, considera criminales las prácticas que se asemejan al apartheid.

 

El Tribunal Russell fue creado en los años 60 por el filósofo Bertrand Russell para examinar los crímenes de guerra cometidos durante la guerra de Vietnam. Actualmente ha sido reactivado para analizar las violaciones del derecho internacional cometidas por Israel. No es un tribunal judicial, sino un tribunal compuesto por reputados juristas de diferentes países, que pretenden revisar si Israel ha vulnerado el derecho penal internacional y debería rendir cuentas por ello.

 

En esencia, el Tribunal Russell es un tribunal internacional de opinión pública. En Cape Town se aportarán pruebas dentro del ámbito de aplicación de la Convención sobre apartheid de 1973, sobre cómo se practicaba en Sudáfrica, sobre cómo se práctica en los TOP, especialmente en Cisjordania, y sobre el hecho de si esas prácticas son estrechamente parecidas a aquellas de apartheid para considerarlas dentro de las prohibiciones de la Convención del Apartheid de 1973. El gobierno israelí ha sido invitado a testificar ante el Tribunal, pero hasta ahora no ha respondido a la invitación. Por lo tanto e inevitablemente, la mayoría de las pruebas serán críticas con Israel.

 

Israel no puede rendir cuentas de sus acciones por ningún tribunal internacional ya que se niega a aceptar la jurisdicción, tanto del Tribunal Internacional de Justicia, como del Tribunal Penal Internacional. El Tribunal Russell pretende subsanar esta anomalía en el sistema internacional de justicia, procurando que tales responsabilidades sean dirimidas por un tribunal internacional de opinión. No se pretende obstruir el proceso de paz, más bien al contrario, desea promoverlo. Pero no puede existir paz sin justicia. Este es un principio básico al que Richard Goldstone, quién ha escrito un artículo criticando al Tribunal Russell (Israel and the Apartheid Slander, – Israel y la calumnia del Apartheid- New York Times, Octubre 31, 2011), dedicó buena parte de su vida como fiscal ante el Tribunal de Yugoslavia.

 

¿Es exacto decir, como lo hace Richard Goldstone, que no hay base para comparar aquel apartheid con la ocupación de los TPO por Israel? ¿Es cierto, como dice, que tales insinuaciones son “dañinas” e “imprecisas” o ¿hay base para esas insinuaciones?

 

Desde luego los regímenes de apartheid y ocupación son diferentes. El apartheid sudafricano presentaba un estado que practicaba la discriminación contra su propio pueblo. Perseguía la fragmentación del país en una Sudáfrica blanca frente a bantustanes negros. Su legislación de seguridad era utilizada para anular brutalmente la oposición al apartheid. Israel, por su parte, es una potencia ocupante que controla un territorio extranjero y a su pueblo bajo un régimen reconocido por el derecho internacional – ocupación beligerante.

 

Sin embargo, en la práctica hay poca diferencia. Ambos regímenes estaban/están caracterizados por la discriminación, represión y fragmentación territorial (esto es, apropiación de tierra).

 

Israel practica la discriminación contra los palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este en favor de medio millón de colonos israelíes. Las restricciones a la libertad de movimiento, manifestadas por los incontables e humillantes puestos de control, se asemejan a las “leyes de paso” del apartheid. La destrucción de casas en Palestina se parece a la destrucción de casas pertenecientes a la población negra que se materializó en el apartheid a través del Decreto por Grupos de Áreas. La confiscación de granjas palestinas bajo pretexto de construir un muro de seguridad nos retrotrae a recuerdos similares. Y así sucesivamente, de hecho Israel ha ido más allá del apartheid de Sudáfrica construyendo carreteras separadas (y desiguales) para palestinos y colonos.

 

La policía de seguridad del apartheid practicó la tortura a gran escala. Lo mismo que hacen las fuerzas de seguridad israelíes. Había muchos prisioneros políticos en Robben Island, pero hay más prisioneros políticos palestinos en las cárceles israelíes.

En el apartheid de Sudáfrica la tierra de los negros se la apropiaban los blancos. Israel se ha adueñado de la tierra de los palestinos para albergar a medio millón de colonos y con el propósito de construir un muro de seguridad dentro del territorio palestino – estando ambos hechos en contra del derecho internacional.

La mayoría de los sudafricanos que visitan Cisjordania quedan impactados por las similitudes entre el apartheid y las prácticas que Israel lleva a cabo allí. Hay suficientes pruebas para el Tibunal Russell como para dirigir una investigación sobre si Israel viola las prohibiciones sobre apartheid estipuladas en la Convención sobre Apartheid de 1973 y en el Estatuto de Roma.

 

John Dugard es catedrático de derecho internacional, autor de un amplio estudio sobre las leyes de apartheid (Human Rights and the South African Legal Order (1978)) y durante siete años (2001 – 2008) fue Relator Especial del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en los Territorios Ocupados Palestinos.

Los puntos de vista expresados en este artículo son propios del autor y no necesariamente reflejan la política editorial de Al Jazzera.

 

Fuente:Al Jazeera

http://english.aljazeera.net/indepth/opinion/2011/11

http://english.aljazeera.net/indepth/opinion/profile/john-dugard.html

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter