El "discurso sionista" de Obama El "discurso sionista" de Obama

Las últimas imágenes procedentes de Nueva York muestran a un primer ministro Binyamín Netanyahu exultante, sonriente y confiado, y son muy distintas de las imágenes de sus anteriores encuentros con el presidente Barack Obama, donde aparecía agarrotado y grave. Y es que no le faltan motivos para la satisfacción, gracias a la alocución que Obama pronunció el miércoles en la ONU.

 

El discurso del presidente de Estados Unidos ha sido calificado de "sionista" en los titulares del diario israelí Yediot Ahronot. "Nunca se había escuchado en la ONU un discurso tan proisraelí", añadía el rotativo de Tel Aviv.

 

Los palestinos lo tienen mucho más crudo. Ayer hubo numerosas manifestaciones en los territorios ocupados donde se tildó a Obama de "traidor" y de "hipócrita". Y si se compara su discurso de la ONU con el que pronunció en El Cairo hace un par de años, los palestinos tienen razones de sobra para estar preocupados.

 

En la ONU, Obama no se refirió a la congelación de los 132 asentamientos que Israel ha levantado en Cisjordania, incluida Jerusalén, y cuya expansión se ha multiplicado desde la Conferencia de Madrid de 1991. Es un asunto que enerva a los palestinos y que por sí solo impide el desarrollo de las negociaciones, unas conversaciones inexistentes en la práctica desde que Netanyahu llegó al poder hace dos años y medio.

 

En El Cairo, sus palabras habían sido muy distintas. "Estados Unidos no reconoce como legítimas las colonias [judías]. Ha llegado el momento de detenerlas", había señalado Obama ante un público egipcio entregado y esperanzado. Las diferencias entre los dos discursos en lo tocante a los asentamientos son como la noche y el día.

 

Otra cuestión que indignó a la delegación palestina que el miércoles escuchó el discurso de Obama en Nueva York fue la ausencia de referencias a las fronteras de 1967.

 

Israel ha tratado de borrar la Línea Verde por todos los medios y el silencio del presidente norteamericano choca frontalmente con las palabras que pronunció en mayo último: "La frontera entre Israel y Palestina debe trazarse sobre la base de las líneas de 1967 con [algunos] canjes de territorio".

 

En su discurso cairota de 2009, que tantas ilusiones despertó en el mundo árabe, Obama había dicho: "No es posible negar que el pueblo palestino sufre desde hace más de 60 años el dolor del desarraigo y sufre las humillaciones diarias de la ocupación. La situación es insostenible". El miércoles, en cambio, se refirió vagamente a un Estado palestino sin entrar en mayores detalles, lo que no pasó desapercibido para israelíes y palestinos.

 

El lobby judío en EEUU

En medios políticos israelíes se estima que el Gobierno de Netanyahu no podría estar más satisfecho con las palabras de Obama. Sin embargo, no se descarta que el discurso del presidente norteamericano se vuelva incluso más "sionista" conforme se acerquen las elecciones estadounidenses del año que viene. Los candidatos republicanos se pelean entre sí por dar un discurso proisraelí y es muy posible que esta actitud se transfiera también al Partido Demócrata.

 

La influencia del lobby judío sigue siendo enorme en Estados Unidos y la cuestión israelí está por encima del bien y del mal.

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter